3 recetas muy sencillas para estudiantes

3 recetas muy sencillas para estudiantes

¡Hola! Vuelvo por aquí y qué mejor regalo para ti, hoy que es el día de la Nutrición, que un menú de 3 recetas muy sencillas para estudiantes con el que puedas sorprender a tus padres, a tus compañeros de piso, o incluso, a tu mascota, ahí ya no entro.

El menú estará compuesto por: un rico entrante en forma de ensalada con un gremopesto (ya te explicaré que es eso); de principal, vamos a hacer un clásico con un toque “moderno”; y para cerrar, os voy a dar uno de mis secretos, que es la receta de una de las mejores tartas de queso que puedes prepararte en casa y que va a provocar una adicción real. Así que coge papel y lápiz, que nos vamos de compras al supermercado.

1. Ensalada de burrata y “Gremopesto”

Ingredientes:

  • 1 burrata.
  • 1 tomate.
  • Canónigos.
  • Nueces.
  • Un bote de salsa de pesto
  • Limón y perejil.

Para esta preparación, podríamos hacer el pesto nosotros mismos… pero el precio de los piñones hoy en día es equiparable al del oro, así que vamos a hacer ciertas trampas para hacer ese gremopesto, que no es más que la fusión de dos salsas italianas: el pesto clásico que lleva aceite de oliva, parmesano, piñones, limón, ajo y albahaca; y la gremolata, que lleva ajo, limón, aceite y perejil.

La elaboración de esta ensalada es sencilla. Para empezar, vamos a poner 2-3 cucharadas de pesto, el zumo de medio limón, ralladura de limón y perejil, y vamos a triturar hasta tener una salsa ligeramente liquida.

Una vez tenemos esta salsa, vamos con el montaje. En una ensaladera ponemos una base de canónigos, situamos en el medio la burrata que cortaremos para que se esparza la crema interna. Por otro lado, añadimos los tomates previamente troceados junto con las nueces y, para terminar, aliñamos con un poco de nuestro gremopesto (te recomiendo no añadir mucho porque es una salsa de sabor bastante intenso y hay que tener mesura en esta vida 😉 ). Y voilà! Con esto tendríamos nuestro entrante preparado. ¡Ahora vamos por el plato principal!

2. Arroz negro con alioli de lima

Y nos metemos con los arroces. Y no uno cualquiera, un rico arroz negro con calamar, ¡con un toque de alioli de lima que… ¡OJO ‘CUIDAO’! 😉

¿Qué vamos a necesitar?

Para 4 personas va a ser necesario disponer de lo siguiente:

  • 300-350 gr de Arroz bomba
  • 1 Sepia troceada.
  • 250 gr de Gambas.
  • 1/2 Cebolla.
  • 2 Tomates.
  • 2 Dientes de Ajo.
  • 1 Pimiento Verde Italiano.
  • 750 ml de Caldo de Pescado.
  • 2 Sobres de Tinta de Sepia.
  • 1 Lima.
  • 1 Huevo.
  • Aceite de Oliva y de Girasol.
  • Pimienta.
  • Vinagre.
  • Sal.

¿Cómo preparamos este rico arroz?

Para empezar, pelamos las gambas y ponemos calentar el caldo de pescado que hayamos comprado (si os queréis venir arriba, podéis preparar un fumet casero, os lo dejo a vuestra elección). Por otro lado, vamos picando toda la verdura muy fina: los ajos, la cebolla, el pimiento y los tomates.

Cogemos una paellera o una cazuela ancha pero baja y ponemos un chorro de aceite de oliva y lo ponemos a temperatura alta para saltear la sepia, que como hemos dicho hemos troceado pequeña y en trozos del mismo tamaño (reservamos las puntas de los tentáculos para la presentación). Cuando tengamos la sepia, bajamos el fuego a medio-bajo, y ponemos a pochar la cebolla y el pimiento durante 5 minutos. Añadimos el ajo y las gambas y rehogamos durante unos minutos, retirando las gambas una vez estén hechas (en cuanto cambien de color). Terminamos añadiendo el tomate troceado, y dejamos pochar junto con los demás ingredientes para crear ese rico sofrito que es la esencia de la vida.

Utilizamos un vaso de fumet bien caliente para diluir la tinta y añadírselo al sofrito. Añadimos el arroz y rehogamos durante unos minutos sin dejar de mover para que se impregne de todos los sabores. Cubrimos el arroz con la mitad del caldo y dejamos que rompa a hervir durante unos 10-15 minutos. En este momento, añadiremos el resto del caldo, y dejaremos cocer a fuego medio durante otros 10 minutos más o menos. Cuando falten dos minutos, ponemos las gambas para que se terminen de cocinar con el arroz, apagamos el fuego y dejamos reposar durante 5 minutos. Por otro lado, salteamos las puntas de los tentáculos, en una sartén con un poco de zumo de lima para realzar el sabor y reservamos.

Ahora vamos con la guinda del pastel: el alioli de lima. Para hacerlo, cogemos un vaso batidor y ponemos un huevo, una pizca de sal, el zumo de media lima, un chorro de vinagre y aceite de girasol y hacemos una mayonesa a la que añadiremos medio ajo rallado y volveremos a batir para homogeneizar. Si, sé que esto no es un alioli como mandan las escrituras, pero es una manera rápida y fácil de hacer un “alioli” distinto para acompañar tanto nuestro arroz, como cualquier cosa que se nos ocurra.

Y para presentar, pues ponemos una base de nuestro arroz, colocamos unos tentáculos salteados por encima y terminamos con unos puntos de nuestro alioli, ¡y a disfrutar!

Para terminar este delicioso menú de 3 recetas muy fáciles para estudiantes, te voy a contar uno de mis secretos mejor guardados…

3. Tarta de queso ULTRA cremosa

¿Qué mejor manera de cerrar una comida que con una tarta de queso, de las que cuando la partes el centro es casi líquido, y, además, sabe a queso increíble? Pues vamos con los ingredientes, porque la preparación es súper sencilla.

Para esta delicia vas a necesitar:

  • 500 gramos de queso tipo Philadelphia.
  • 100 gramos de queso freso tipo Burgos.
  • 70 gramos de queso parmesano.
  • 250 gramos de nata para montar.
  • 5 huevos.
  • 150 gramos de azúcar (aunque yo suelo poner menos y probar la crema antes de meterla a hornear para ver si está a mi gusto).
  • 10 gramos de harina
  • ½ paquete de galletas María y 25 gramos de mantequilla sin sal para hacer la base.

(Estas cantidades están pensadas para un molde de 24 centímetros).

Preparación

Ahora vamos con la preparación: por un lado, trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida para formar una tierra que vamos a compactar en la base de nuestro molde y que meteremos a enfriar mientras preparamos la crema de queso. Para la crema de queso mezclaremos en un bol todos los ingredientes, excepto la harina, hasta formar una crema homogénea.

Una vez esté bien mezclado todo, añadiremos la harina y volvemos a mezclar. Vertemos toda nuestra crema en el molde y metemos la tarta en el horno, que habremos precalentado previamente a 190ºC. El tiempo de cocción varía entre 35 y 40 minutos, pero un truco para que quede “perfecta” es el tiempo dividirlo en dos, es decir: la metemos durante 17 minutos, la sacamos, dejamos que se atempere 5 minutos, y la volvemos a meter otros 17 minutos. Sabremos que está cuando el centro esté tembloroso.

¡Listo! Si has seguido correctamente todos los pasos ya tendrás una tarta de queso llegada del mismísimo Olimpo.

¡Ah! Te recomiendo que la dejes enfriar (aunque cueste aguantar las ganas de probarla) y si la comes de un día para otro mucho mejor.

Espero que te hayan gustado estas 3 recetas muy sencillas para estudiantes. Estoy seguro de que vas a conseguir que tu familia, tus compañeros de piso, tus compañeros de trabajo, tu pareja o la mascota descubran que tienes un talento más, el de la cocina ;). ¡Ah! Y recuerda también hacer deporte para tener una perfecta salud.

¡Nos vemos en otros posts, millenial!

Si eres estudiante o recién graduado, puedes encontrar tus prácticas formativas en www.talentoteca.es.

Álvaro Sánchez
Últimas entradas de Álvaro Sánchez (ver todo)
Compartir este post:
share post :

Deja un comentario

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram