Bootcamp, qué es y cuándo es útil

grupo de estudiantes

En algún momento o en otro, ya sea en una reunión con compañeros de trabajo o navegando en Internet, todos hemos oído hablar de un concepto que lleva un par de años de moda que es el de “BootCamp”. La gran pregunta es: ¿qué es un bootcamp?

Un Bootcamp es una nueva forma de aprendizaje con tres características principales:

  1. No exige conocimientos previos de la materia en cuestión.
  2. Normalmente es una formación intensiva con una duración de dos a seis meses.
  3. Está especializada en una materia concreta y basada en la práctica.

Requisitos necesarios para realizar un Bootcamp

El hecho de que para realizar un bootcamp (en la gran mayoría de los casos) no sea necesario tener una formación específica no significa que no haya que cumplir unos determinados requisitos. Por la naturaleza y el planteamiento de esta formación, hay actitudes que los alumnos deben tener para realizarlo con éxito y no frustrarse:

  • Ganas de aprender
  • Motivación extrema; estas formaciones tienen un ritmo muy intenso y exigen una gran dedicación por parte del alumno que va mucho más allá de la asistencia a una serie de clases (ya sean presenciales u online).
  • Capacidad de autoaprendizaje; puesto que están orientados a la práctica, la filosofía de este tipo de formación no es decir al alumno cómo resolver un problema, sino dar las herramientas al alumno para que él solo llegue a la solución.

La utilidad de un bootcamp

Con toda esta información, es inevitable hacerse la pregunta de si realmente un BootCamp merece la pena o no. La respuesta es “depende”; depende de lo que estemos buscando y de nuestros objetivos de formación. El bootcamp no es una formación general como puede ser un máster o un curso. Un bootcamp es una formación muy específica destinada a aprender algo muy concreto sobre un tema específico como puede ser coding, emprendimiento, programación, Big Data, UX/UI, etc.

Si se tiene claro el objetivo y las metas de formación (es decir, qué conceptos o habilidades se necesitan obtener o reforzar para avanzar profesionalmente) entonces el bootcamp será muy útil. Tras realizar la formación, los alumnos tendrán unos conocimientos que los harán suficientemente competentes de cara a lo que está demandando el mercado laboral.

Si, por el contrario, el alumno no tiene objetivos profesionales concretos o no tiene claro en qué se quiere centrar y lo que pretende es una formación genérica, el bootcamp servirá, pero no será tan efectivo como podría ser.

En cualquier caso, esta formación es muy valiosa en un proceso de selección ya que ofrece una formación actualizada y totalmente adaptada a lo que el mercado está demandando. Además, la metodología de un bootcamp exige un sacrificio que la empresa sabe, y tiene en cuenta, que los alumnos del mismo han realizado.

Compartir este post:
share post :

Deja un comentario

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram