Cómo evaluar si un trabajo te interesa

El hecho de acudir a una entrevista laboral, refleja el deseo de una persona por incorporarse a un puesto de trabajo. Sin embargo, ese deseo no debe llevar consigo siempre una aceptación, por eso es importante saber cómo evaluar si un trabajo te interesa.

En mi opinión, existen tres momentos clave en los que vas a necesitar analizar una serie de elementos para valorar si ese puesto se adecúa a lo que estás buscando: antes, durante y después de una entrevista.

Antes de la entrevista. Cuando aplicamos a ofertas laborales, ya estamos realizando una criba de lo que buscamos y de lo que no. Si aplicamos a una oferta, damos a entender que, en cierta medida, lo que nos ofrecen, nos convence. Puedes ayudarte de una ckecklist con tus prioridades y repasarla antes de acudir a una entrevista para ver si encaja con lo que buscas. Dentro de esa lista puedes incluir aspectos como: ajuste al perfil profesional, horario, salario, tipo de contrato, localización, etc.

Esta lista puedes tomarla simplemente como referencia ya que muchos de los aspectos que incluyas pueden ir cambiando y flexibilizándose según vayas avanzando en tu búsqueda profesional.

 Durante la entrevista no sólo vas a constatar que los aspectos mencionados en la oferta se cumplen, si no que va a haber otros elementos que pueden influir en tu decisión: información nueva con la que no contabas, la actitud del entrevistador, el clima de la entrevista, la fluidez de la conversación, el tipo de preguntas, etc.

Durante la entrevista se produce un ajuste entre las expectativas previas y el puesto de trabajo, que puede ser mejor, igual o peor de lo que esperabas.

Tras la entrevista, pasa un tiempo donde, normalmente, se espera una respuesta por parte de la empresa. Sin embargo, es importante que el propio candidato evalúe y valore todo el proceso. Para responder a la pregunta de cómo evaluar si un trabajo te interesa hay que tener en cuenta 2 fases:

  1. Valorar si tras la entrevista ha cambiado alguno de los elementos de tu lista de prioridades y en qué medida estás dispuesto a flexibilizarlos.
  2. Analizar los elementos que has valorado durante la entrevista. Puede ser que alguno de ellos sea tan importante para ti que esté por encima de las prioridades que planteaste al inicio.

Si tras este análisis exhaustivo decides que la oferta que te proponen no encaja con tus necesidades, ¡tranquilo!

Un “NO” no es un retroceso, si no un cambio de dirección que refleja que te valoras como profesional y, por lo tanto, no te conformas y siempre buscas la mejor versión de ti mismo a la vez que tomas tus propias decisiones y tienes el control de tu futuro laboral.

Paula Blanco
Últimas entradas de Paula Blanco (ver todo)
Compartir este post:
share post :
  • Mery 1 octubre, 2020 at 7:13 pm

    Muy buen artículo, lo tendré en cuenta en mis entrevistas

  • talentoteca-admin 2 octubre, 2020 at 11:21 am

    ¡Muchas gracias! Nos alegra mucho.

  • Deja un comentario

    Facebook
    Twitter
    Linked In
    Instagram
    A %d blogueros les gusta esto: