Consejos para triunfar en una entrevista

apreton de manos

Habrás leído muchos post sobre cómo afrontar una entrevista de trabajo. Hay muchísimos consejos sobre cómo actuar, trucos para prepararla, listas de posibles preguntas… Gran parte de todo esto aplica también a una entrevista de prácticas o a una entrevista de admisión en un máster profesional.

¿Por qué es importante hacer una buena entrevista?

El mercado laboral está en un cambio constante; las necesidades actuales de las empresas son distintas, se buscan perfiles cada vez más especializados, hay más competencia y menos puestos de trabajo de calidad. En este contexto, tener un buen CV sólo te abre la puerta a conseguir la primera entrevista. Que la empresa te quiera seguir conociendo depende del papel que juegues en la entrevista

Cómo afrontar una entrevista de trabajo es parecido a comenzar una relación: candidato y empresa buscan valores y cualidades comunes. En una entrevista la empresa quiere saber si puedes desempeñar las funciones del puesto y ver si encajas con la cultura empresarial. Pero, al igual que una relación de pareja es cosa de dos, una relación empresarial también: ambos debéis estar contentos y tener objetivos comunes. Debes salir de la empresa, no solo situándote como un buen partido, sino también sabiendo si tanto el puesto cómo la empresa son un buen partido para ti.

Consejos para preparar una entrevista de trabajo

  • Investiga a la empresa: ¿A qué se dedica? ¿Cuáles son sus productos y/o servicios? ¿Qué valor ofrece a sus clientes? ¿Cuál es su misión, visión y valores? Para poder hablar con propiedad y responder a preguntas que puedan surgir, debes tener las claras respuestas a estas preguntas, con esto darás a entender a tu entrevistador que tienes interés en la compañía. En el mundo actual, gracias a internet, esto es un paso muy sencillo ya que puedes verlo en su web, LinkedIn, noticias relacionadas, etc.
  • Entiende por qué quieres trabajar en la compañía. ¿Qué la hace especial? ¿Por qué la admiras? ¿Cuáles son los valores que crees que puedes aportar a la compañía? Cuando puedes responder estas cuestiones de una forma clara y concisa das a entender que has reflexionado sobre tu futuro con ellos y que, por lo tanto, podrás adaptarte fácilmente al puesto. Además, esto no servirá únicamente a los entrevistadores; como candidato, el conocerlos te hará saber si realmente quieres trabajar con ellos por las razones adecuadas.
  • Reflexiona sobre cómo solucionas los problemas. El trabajar en una empresa significa que estás ahí para ayudarle a alcanzar sus objetivos y para ello debes tener la capacidad de solucionar, o al menos minimizar, los problemas. Tu entrevistador querrá saber casos concretos de problemas y conflictos a los que te enfrentaste y cómo fuiste capaz de solventarlos. Identifica los más destacados y todos los detalles ¿En qué consistió el problema? ¿Qué consecuencias pudo haber tenido? ¿Cómo se solucionó? ¿Quiénes te ayudaron en el proceso? ¿Qué aprendiste? Si aún no has tenido tu primera experiencia profesional, piensa ante qué problemas te has enfrentado en tu día a día (por ejemplo, durante tus estudios). Lo más importante es mostrar tu capacidad de reacción cuando las cosas se tuercen.
  • Prepárate las preguntas que quieres hacer. Estas preguntas deben ser adecuadas y estar bien formuladas. Por ejemplo:
  1. ¿Qué es lo mejor de trabajar en esta compañía? Así entenderás lo que más se valora y podrás ver si encaja con tus ideales.
  2. ¿Cuál sería el próximo paso en el proceso? Así podrás saber qué debes esperar a continuación y cómo mostrar interés.

Comentarios a evitar en una entrevista de trabajo

Ten en cuenta que durante la entrevista no sólo te estarán poniendo a prueba; también estarán analizándote continuamente. Por lo tanto, deberías evitar los siguientes puntos:

  • Hablar en primer lugar de los beneficios que te supondrá a ti el puesto (sobre todo del tema económico). Esto demuestra que únicamente piensas en ti; céntrate en qué puedes aportar tu a la empresa (al menos en la primera entrevista).
  • No exageres tus puntos fuertes. Piensa bien en cómo encajan tus fortalezas en el puesto y muestras las más útiles; así no habrá falsas expectativas ante un contrato laboral.
  • No utilizar clichés a la hora de tus hablar de tus debilidades como la tan trillada “soy muy perfeccionista”. Cuenta una debilidad real y cómo has ido trabajando en ella para mejorarla.

Lo más importante para saber cómo afrontar una entrevista de trabajo es que te prepares y elijas muy bien las palabras. Todo esto aumentara tus posibilidades de conseguir el puesto.

Compartir este post:
share post :

Deja un comentario

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram