Consejos para hacer tu primer CV sin morir en el intento

consejos para el primer cv

Has terminado tu carrera y quieres empezar a trabajar; tienes que buscar tus prácticas curriculares; buscas un trabajo de verano para sacarte un dinero extra… Todas estas situaciones tienen algo en común: tienes que saber cómo hacer tu primer CV.

La primera vez que nos enfrentamos a esta tarea normalmente no sabemos por dónde empezar. ¿Qué información personal hay que poner? ¿Se deben añadir esos meses en los que dimos clases a un vecino? ¿Es útil contar qué asignaturas hemos estudiado? Estas son algunas de las dudas más comunes que nos surgen, pero hay una que las engloba a todas: ¿qué tiene en cuenta RRHH cuando mira un CV?

Principales apartados del Curriculum Vitae

El CV es algo personal y no hay trucos infalibles, pero sí algunos consejos útiles para tener un CV organizado y que transmita confianza a la persona de RRHH que va a valorarlo.

  1. Datos de contacto: a este apartado no es necesario que le pongas título, pero siempre debe aparecer al principio del CV para que sea fácilmente localizable. Datos importantes aquí son: nombre y apellidos, correo electrónico, móvil y enlace a LinkedIn. También puedes añadir código postal y ciudad (la dirección no es necesaria) para dejar claro al recruiter que el desplazamiento hasta el trabajo no te supone un problema. Si tienes dudas sobre poner o no tu edad, piensa si es o no un requisito para la oferta que vas a solicitar.
  2. Formación académica: Si no tienes experiencia en el área que buscas trabajo (las prácticas cuentan como experiencia), la formación será el primer apartado. Aquí es importante que queden claras las fechas de inicio y de fin de los estudios, tu titulación y el centro donde la realizaste. En caso de que quieras compensar la falta de experiencia, puedes añadir algunas asignaturas que hayas cursado y que se relacionen con el puesto.
  3. Formación complementaria: en este apartado puedes poner todos aquellos cursos y seminarios que hayas hecho por tu cuenta. Aunque puedas pensar que son irrelevantes, todo lo que sea algo “extra” demuestra que el candidato tiene intereses e inquietudes. No te olvides de poner las fechas y las horas lectivas que tuvo cada uno; piensa que no es lo mismo un curso de 20h que uno de 100h.
  4. Experiencia: Como ya hemos visto, aquí irán las prácticas que hayas podido realizar. Es muy importante explicar cuáles fueron las tareas que desarrollaste en el departamento en el que estuviste. ¿Qué aprendiste de tu sector? Por otro lado, puede que no tengas experiencia relacionada con el puesto que buscas, pero que hayas dado clases particulares, trabajado como camarero/a o en una tienda. Cuando no tenemos experiencia relacionada, estos trabajos cobran importancia porque demuestran que se han adquirido ciertas competencias laborales. Estudiar y trabajar a la vez conlleva organización, compromiso, proactividad y, dependiendo del trabajo realizado, habilidades de comunicación, trabajo en equipo o resolución de conflictos.
  5. Idiomas: es importante que reflejes tu conocimiento a todos los niveles (comprensión oral, comprensión escrita, conversación y escritura). A veces, nuestra gramática es muy buena y somos capaces de escribir textos complejos y entenderlos, aunque no tengamos soltura en la conversación oral. Esto puede ser suficiente para un puesto en el que sólo haga falta leer documentación y poner un nivel global más bajo podría llevarte a perder la oportunidad.

En cuanto al formato, este debe ser claro, fácil de leer y conciso. Esto no impide que uses un formato creativo y personal; de hecho, es preferible que lo hagas. Si todos los candidatos usan el mismo modelo que tú, no destacarás.

Si aún tienes dudas o quieres que un técnico de selección comente contigo tu CV, no olvides que desde Talentoteca preparamos todos los meses un taller de empleabilidad en el que te damos consejos que te ayudarán con tu CV, la búsqueda de empleo y la entrevista de selección.

Vaninna Daglio

Vaninna trabaja en Fundación Universidad-Empresa seleccionando y formando al mejor talento joven; algo que se ha convertido en su pasión. Estudió psicología y tras finalizar su grado se especializó en Recursos Humanos.
Vaninna Daglio
Compartir este post:
share post :

Deja un comentario

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram