Pasión y curiosidad, las cualidades más valoradas en la selección de perfiles jóvenes

primer plano chica en arbol

¿Qué buscan las empresas en un proceso de selección de perfiles jóvenes? Para muchos, conocer la respuesta a esta pregunta supone estar un paso más cerca de conseguir unas prácticas o un primer empleo de calidad. En el evento ‘HR Innovation Summit’ se abordó esta cuestión de la mano de los directivos de recursos humanos de empresas como Google, Endesa, Heineken o VASS.

La Directora de Talento de la FUE, Carmen Palomino, fue la encargada de moderar la mesa redonda en la que se analizaron las últimas tendencias en la búsqueda y selección de los perfiles jóvenes que necesitan hoy las organizaciones para afrontar con éxito los actuales procesos de transformación económica, digital, social y cultural.

El diagnóstico en cuanto a los criterios de selección de las empresas respecto al talento joven fue unánime. Se buscan personas que, más allá de contar con los conocimientos y habilidades técnicas precisas para cada puesto, tengan las competencias de las que tanto se habla y sobre las que tanto se escribe:

  • El trabajo en equipo
  • La empatía
  • La orientación a resultados
  • La comunicación
  • Etcétera.

Eso no es todo; cuando se quiere encontrar el perfil “redondo”, lo que de verdad buscan las empresas es el valor diferencial de la pasión y de la curiosidad. ¿Por qué? Porque la pasión es compromiso y la curiosidad es capacidad de aprendizaje, y la suma de ambos se traduce en un mayor potencial para el desarrollo personal y profesional.

Las empresas quieren detectar talento con potencial para imaginar, pensar fuera de la caja, desarrollar ideas y buscar soluciones. Un talento con la capacidad de innovación necesaria para resolver los retos cada vez más complejos a los que se afrontan las organizaciones.

Se pide entusiasmo y ganas de aprender, pero ¿qué se ofrece? Los directores de recursos humanos coinciden al afirmar que para retener el capital humano y el talento es necesario que la gente disfrute de su trabajo, enganchar al empleado desde la emoción y enamorarlo. Para conseguirlo saben que no pueden dormirse en los laureles; tienen que motivar y ofrecer propuestas de valor atractivas en las que se no solo se combinen el plan de carrera y el crecimiento personal, sino también las oportunidades de aprendizaje y, sobre todo, la integración entre la vida laboral y la personal.

Cada empresa tiene su propia estrategia en lo que se refiere a la gestión del talento. Algunas ofrecen tiempo libre en el espacio laboral para aprender, relacionarse, experimentar cosas nuevas. Otras ponen el foco en la responsabilidad social corporativa promoviendo acciones que refuercen los valores de solidaridad y compromiso social de la organización y sus empleados. Todas apuestan claramente por la formación, incluso más allá de la que se ajusta estrictamente al puesto y al perfil.

Y tú, ¿cómo andas de pasión y seguridad y qué valorarías a la hora de ponerlas al servicio de una empresa?

Compartir este post:
share post :

Deja un comentario

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram