Derechos y deberes de los estudiantes en prácticas

Derechos y deberes estudiantes en prácticas

En artículos anteriores te hablábamos de cómo identificar y denunciar unas malas prácticas formativas y te adelantamos un poco cómo tenían que ser tus prácticas. Es por eso que, en este post te queremos contar, más en detalle, cuáles son tus derechos y deberes como estudiante en prácticas.

Antes de nada, déjame decirte que es completamente normal que te surjan muchas dudas sobre esta nueva etapa que has empezado o vas a empezar. Si nunca te has enfrentado a una primera experiencia profesional, serán muchas las preguntas que tengas al respecto: “¿Qué voy a hacer?, ¿Qué esperan de mí?, ¿Tengo que firmar un contrato?”… e infinitas cuestiones más. Así que, venga, sigue leyendo que hoy vamos a tratar de ayudarte y calmar un poco esa incertidumbre.

Un contrato de prácticas, ¿es lo mismo que un convenio?

Seguro que una de las preguntas que se te han pasado por la cabeza es: “Pero… ¿Y yo tengo un contrato?, ¿O es un convenio lo que tengo que firmar?”

Bien, pues para aclarar esto, tienes que saber que, aunque estos dos términos pueden parecer similares, lo cierto es que no tienen nada que ver. ¿Cuál es su diferencia?

El contrato de prácticas es un contrato laboral para graduados. Por lo tanto, existe una relación laboral con la empresa. Mientras que, en un convenio de prácticas, no existe esa relación contractual y el vínculo que une al estudiante con la empresa es el académico.

Entonces, si no hay un contrato laboral, te estarás preguntando: “¿Cómo se regulan los derechos y deberes de un estudiante en prácticas?

Regulación de los derechos y deberes de los estudiantes en prácticas

No queremos marearte mucho y hacer muy complicado el asunto, así que, simplemente, vamos a contarte que, cuando un estudiante realiza unas prácticas académicas externas, entra a formar parte de un convenio de cooperación educativa, donde se recogen estos derechos y obligaciones, así como los de la empresa y su centro educativo con respecto a la formación a realizar.

Aunque nosotros no entremos más en detalle para no complicar las cosas, si tienes curiosidad por conocer más sobre esto, o eres un auténtico fan del derecho, entonces te contamos que los programas de prácticas académicas externas están regulados por el Real Decreto 1493/2011 de 24 de octubre.

Ahora que ya sabes un poco más sobre cómo se regulan las prácticas, vamos a contarte algunos de los derechos y deberes que tienes como estudiante en prácticas.

Derechos de un estudiante en prácticas

  • Tutorización. Durante el período de prácticas, tienes que contar con un profesor de tu centro de estudios y por un tutor empresarial que te guíe y apoye a lo largo de toda la estancia. Será la persona que tutorice tus prácticas y evalúe tu formación.
  • Cumplir con tu actividad académica, formativa y de representación y participación, siempre que lo comuniques con antelación a tu tutor empresarial.
  • Seguimiento e informes. Tienes el derecho a recibir un informe con tu rendimiento y las actividades realizadas a lo largo de tu estancia en prácticas.
  • Alta en la seguridad social. Es fundamental que si estás recibiendo una ayuda económica (¡no es un salario, eh!) estés dado de alta en la seguridad social.
  • Recibir información sobre la normativa de seguridad y prevención de riesgos laborales de la empresa donde realizas las prácticas.
  • Baja médica. Aunque no seas un trabajador, tienes que saber que, al estar dado de alta, en el caso de enfermedad, tendrás los mismos derechos y obligaciones que los trabajadores.

Deberes u obligaciones de un estudiante en prácticas:

  • Cumplir la normativa vigente de las prácticas externas establecida por el centro de estudios y la de la empresa donde realizas la formación.
  • Conocer y cumplir el proyecto formativo de prácticas siguiendo las indicaciones de tu tutor empresarial.
  • Mantener contacto con el tutor académico de la universidad durante el desarrollo de la práctica y comunicarle cualquier incidencia.
  • Elaborar y entregar a tu tutor académico la memoria final del trabajo desarrollado y los cuestionarios de valoración de las prácticas en los plazos fijados.
  • Guardar confidencialidad con la información interna de la empresa donde realices tus prácticas mientras duren y una vez que finalicen.
  • Mostrar, en todo momento, una actitud respetuosa hacia la política de la empresa.

¡Ah! Y recuerda que, en la Fundación Universidad-Empresa creemos en las buenas prácticas. A través de nuestro portal de prácticas y primer empleo, Talentoteca, damos la oportunidad a estudiantes y recién graduados de formarse en un entorno real y profesional. Así que, si estás buscando tu siguiente formación, ¡échale un vistazo a nuestra web!

Estefanía Canalejo
Compartir este post:
share post :

Deja un comentario

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram