Los 8 hábitos de los estudiantes con éxito

perro estudiante exitoso

¿No te ha pasado tener uno o varios compis en la uni a los que todo les sale bien? No solo sacan buenas notas; es que absolutamente TODO les sale bien. Parece que tienen mejores oportunidades y, por lo visto, siempre están preparados para recibirlas. El secreto está en sus hábitos. Es por ello que queremos hablar de los hábitos de los estudiantes con éxito.

La meta es contestar a una pregunta: ¿Qué es lo que separa a los estudiantes que han descifrado el secreto para mantener todo bajo control de aquellos cuyas vidas parecen ser un rompecabezas sin solución aparente?

Para contestar esta pregunta nos hemos basado en el libro escrito por Stephen Covey “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas” y en la observación y el análisis de Thomas Frank, autor, youtuber y conferencista estadounidense.

1- Pensar en el futuro

Los estudiantes con éxito son “pensadores avanzados”. Como estudiante, tienes muchas cosas en la cabeza: planes de carrera, amigos, familia, tus propias circunstancias… ¡Son muchos frentes abiertos!

Si cultivas una mentalidad que te permita ir un paso por delante, la vida no te pillará con la guardia baja y te posicionarás de manera que podrás tomar ventaja de muchas oportunidades que antes parecías no tener.

Si quieres conseguirlo, lo primero que debes hacer es crear algunos hábitos en tu rutina diaria que te recuerden que debes ir hacia delante.  ¿Cómo? Por ejemplo, creando recordatorios en tu calendario (seguro que tu móvil tiene uno) para sentarte a valorar las tareas que tienes pendiente en un futuro más cercano.

Puedes empezar con cosas más cotidianas sin necesidad de abordar cuestiones a largo plazo. Si eres más de papel, puedes poner un post-it cerca de tu puerta o en el portátil para recordar que estás olvidando algo. Aplícalo en todas las áreas de tu vida (tus estudios, tus relaciones y hasta para lavar tu ropa). Pronto notarás el cambio y sentirás que vivir el día a día no es incompatible con tener el mañana bajo control.

2- Moverse hacia la edad adulta

En vez de temerle a ese momento en el que dejas de ser adolecente para convertirte en adulto, prepárate para conseguirlo con éxito. Esto no quiere decir que te ahogues en responsabilidades y se te olvide toda la diversión. Significa que todos en algún momento tenemos que enfrentarnos a la realidad de ser adultos, lo que incluye retos como:

  • Gestionar nuestras propias finanzas.
  • Realizar nuestra propia declaración de impuestos.
  • Aprender cómo planchar una camisa.

Son muchas las personas que tratan de posponer estos retos lo máximo posible y lo único que consiguen es no estar preparados para afrontarlos.

Si te propones activamente enfrentarte a estas tareas lo antes posible, serán mucho más fáciles de gestionar una vez que sean inevitables.

3- Encontrar Soluciones

Cuando nos enfrentamos a problemas que aparentemente no tienen solución, los “buscadores de soluciones” avanzan y descubren cómo resolverlos.

Por desgracia, no todos los jóvenes tienen esta mentalidad; tan pronto como encuentran una dificultad se rinden antes de intentar salvarla.

La regla de los 15 minutos es un truco para afrontar un problema con una mentalidad a través de la cual es más fácil resolverlo. Se trata de intentar con todas tus fuerzas conseguir una solución antes de pedir ayuda. Durante 15 minutos, apuntarás todo lo que hiciste y que no ha funcionado y, de este modo, podrás dar más información a la persona a la que pidas ayuda. Pasados los 15 minutos, podrás pedir socorro.

Esta regla te permitirá analizar el problema y enfrentarlo de manera independiente sin perder mucho tiempo. Si al final pides ayuda, por ejemplo a un profesor, demostrarás que has intentado resolverlo por tu cuenta y que no te has rendido desde el primer momento.

4- Construir relaciones

Uno de los secretos de los estudiantes con éxito es trabajar activamente en construir relaciones con sus profesores y con otros miembros de su facultad.

Una red de contactos con diferentes grupos de edades tiene como beneficios:

  • El conocimiento de oportunidades que de otra manera no tendrías.
  • La posibilidad de que puedan escribirte una recomendación para futuros trabajos o becas escolares.

¿Cómo puedes comenzar a construir tu red de contactos? Para empezar, preséntate a tu profesor al inicio del cuatrimestre. Acércate al finalizar la clase y hazle saber lo interesante que te parece la asignatura y cuáles son tus expectativas. También puedes enviarle artículos y noticias durante el curso que consideres que pueden ser de interés para la clase.

5- Aprender fuera de clase

Los estudiantes con éxito buscan aprender fuera de clase constantemente. No solo se conforman con los temas que estudian a lo largo del curso, sino que también aprenden de forma autónoma sobre temas de su interés (estén o no relacionados con sus estudios). Interesándose por otros temas se construyen nuevas interconexiones en el cerebro que permiten aumentar la creatividad.

6- Permanecer atento

Cuando estas en la universidad existen infinitas oportunidades a tu alrededor, pero tienes que estar dispuesto a encontrarlas y saber dónde buscar. Por ejemplo:

  • Presta atención a los boletines y carteles en los paneles de anuncios en la facultad y alrededores.
  • Sigue a los distintos departamentos de la universidad en las redes sociales, incluyendo a tus profesores y a tu facultad.

Esto podrá llevarte a tu primera oportunidad para realizar prácticas en una empresa.

7- Mantenerse mental y físicamente en forma

Existe la creencia de que los estudiantes más ambiciosos deben enfocarse 100% en estudiar y en perseguir oportunidades. Cuando solo te dedicas a eso, generalmente, dejas de lado tu nutrición, te olvidas por completo de hacer ejercicio y dormir no es una de tus prioridades.

En relación a esto, Stephen Covey cita a Abraham Lincoln: “Dame seis horas para cortar un árbol y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha”. En otras palabras: no solo se trata de la cantidad de tiempo invertida en estudiar, sino también de la calidad del mismo. Tu rendimiento siempre dependerá de tu salud física y mental.

Cuidar la salud es un hábito de estudiantes con éxito que se traduce en: encontrar el tiempo para hacer ejercicio, comer saludablemente y dormir lo suficiente cada noche.

8- Intentar las cosas

El libro “La ecuación de la Felicidad” de Neil Pasricha habla sobre cómo la mayoría de la gente aborda el aprendizaje de nuevas habilidades y la superación de desafíos de una manera lineal: poder hacerlo — querer hacerlo — hacerlo. Pensando de esta manera, es posible que nunca llegues a hacer nada si no sientes que tienes las habilidades necesarias para empezar. En cambio, Neil Pasricha apuesta por convertir este modelo lineal en uno circular:

modelo neil pasricha

La idea es: empezar directamente a hacer algo, descubrir que puedes hacerlo, motivarte por este descubrimiento y finalmente querer hacerlo. De esta manera todo el proceso se refuerza y la mayoría de las veces te alegrarás al darte cuenta de que estás mucho más cualificado de lo que crees. 

¿Qué otros hábitos crees que deberían estar en esta lista?

Mª Jose Rodríguez

María José estudio Administración y Dirección de Empresas y posteriormente se especializó en el área de Recursos Humanos y Employer Branding. Actualmente trabaja en Fundación Universidad-Empresa en el área de Reclutamiento, formación y desarrollo.
Mª Jose Rodríguez

Latest posts by Mª Jose Rodríguez (see all)

Compartir este post:
share post :

Deja un comentario

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram