Siete modelos de CV diferentes que puedes utilizar según tus objetivos profesionales

modelos de CV

Como todos sabemos, el CV es un documento que muestra una relación de datos profesionales que presentan al aspirante a un cargo o puesto de trabajo definiendo sus competencias y aptitudes. Hay muchas maneras de plasmar esto y, por lo tanto, muchos modelos de CV.

El CV es la herramienta más común en una búsqueda de empleo; ha sobrevivido aún en los tiempos de LinkedIn, InfoJobs, etc. Por ello, es de vital importancia tener uno que recoja a la perfección lo que podemos aportar a una empresa y nuestros intereses, objetivos y metas profesionales.

Si tienes dudas de cómo enfocar la realización de tu CV, aquí te señalamos 7 tipos de CV distintos que pueden servirte como base para conseguir transmitir a la empresa justo la imagen que quieres de ti mismo. Es decir, la elección de un modelo u otro dependerá de tus objetivos profesionales.

  1. Currículum Cronológico. La experiencia profesional y la formación académica se ordenan por orden cronológico (de más reciente a más antiguo). Es idóneo si lo que quieres es resaltar una evolución en tu vida (académica y laboral), o si quieres plasmar una trayectoria laboral estable. El inconveniente de este tipo de CV es que resalta los períodos de inactividad.
  2. Currículum Cronológico inverso. Como su propio nombre indica, su estructura es contraria a la del modelo anterior. Este CV es válido para aquel que quería seguir ejerciendo en el mismo campo al que se dedicaba en su última experiencia profesional; es decir, la que más al día tenemos. Además, al ser más ilegible, no se detectan tantos vacíos. Por otra parte, no resalta una progresión; si hemos participado en varios sectores no es recomendable.
  3. Currículum funcional. Es el más variado de todos los tipos de CV. Idóneo si quieres resaltar tus competencias y habilidades. Es importante indicar las funciones que hemos desempeñado durante nuestra vida laboral para indicar y resaltar nuestras competencias, así como focalizar la atención en aquellas áreas de nuestro interés. Es un modelo de CV útil para quien ha desempeñado funciones similares en distintas empresas. Sin embargo, con este modelo es más complicado entender una trayectoria y existe la posibilidad de que se perciban vacíos en la trayectoria profesional.
  4. Currículum flexible o mixto. El más complejo de hacer. Su objetivo es transmitir la información de manera que llame más la atención que la de otros con perfiles profesionales similares. No tiene una estructura determinada; hay que adaptarlo a la oferta, a la empresa que emite la oferta y a nuestras necesidades. En cierto modo es un CV funcional, pero con más contenido y con una coherencia determinada. La información más importante debe estar al principio y es conveniente usar palabras clave relacionadas con la oferta. Aunque generalmente indicamos primero la formación y luego la experiencia, en este caso cambiamos el orden y ponemos primero lo que nos interese en relación a lo que buscamos.
  5. Currículum creativo. Este es un currículum que define a través de su formato (es decir, no sólo a través de su contenido) una competencia concreta. También debemos realizarlo según el perfil que tengamos y según la oferta a la que queramos optar. Por ejemplo, este modelo de CV es idóneo para una oferta de creación de contenido, de comunicación audiovisual o de marketing digital. En cambio, para un perfil jurídico o de economía no tiene mucho sentido ya que las competencias que transmite el formato no tienen nada que ver con las funciones de dichos perfiles.
  6. Currículum europeo. Este tipo de CV es muy utilizado en la actualidad. Se trata de una plantilla analítica, técnica y concisa, pero adaptada al puesto de trabajo al que queremos aplicar. Se trata de echar toda la carne en el asador y enseñar todo nuestro potencial formativo y profesional. No debe ocupar más de dos caras; hay que priorizar las funciones realizadas en otras empresas que demuestren que somos más válidos que los demás para ese puesto.
  7. Videocurrículum. Por último, vamos con el modelo de CV más original de todos. Este tipo de currículum consta de una presentación visual en la que cuentas lo que quieres transmitir a la empresa. No es recomendable hacerla larga, pero tampoco muy corta (el tiempo perfecto sería entre 1 y 2 minutos). Elegir este tipo de CV muestra competencias comunicativas y una personalidad activa y dinámica; también puede incorporar elementos creativos o mostrar proyectos realizados. La idea es enseñar a los técnicos cómo puedes llegar a desempeñar una función determinada dentro de una empresa. Además, este tipo de CV ofrece la oportunidad de transmitir dominio de idiomas o buena imagen. No obstante, no todas las empresas permiten este formato de CV; el mundo audiovisual y el de marketing es el que mejor lo acepta y en el que más éxito tiene.

Estos son 7 modelos de CV que se pueden utilizar para mostrar lo que somos y lo que queremos a un técnico de selección. Todos tienen un denominador común y un requisito vital: sinceridad en nuestro historial, en los intereses que tenemos y en lo que creemos que podemos aportar. A partir de ahí, la suerte está echada.

Javier
Compartir este post:
share post :

Deja un comentario

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram